miércoles, 11 de agosto de 2010

Truco simple y fácil para adelgazar

A la hora de perder peso, por muchas vueltas que le queramos dar (repartir las comidas en 5, no saltarse el desayuno, comer menos fritos etc.) se trata simplemente de ingerir menos calorías. Y normalmente eso se traduce en comer menos.

Esto para la mayoría se hace muy cuesta arriba, ya que el estómago se queja de el nuevo vacío al que es sometido. Sin embargo hay un efecto del que nos podemos aprovechar: independientemente de las calorías que tenga un alimento, solemos sentirnos llenos cuando el volumen de lo que hemos comido es suficiente. Se trata pues de llenarnos, pero hacerlo con algo bajo en calorías.

Una ensalada antes de cada comida

Un truco simple y que ofrece buenos resultados es simplemente tomar una buena ensalada antes de cualquier comida. Por supuesto estamos hablando de una ensalada vegetal, no de una ensalada de pasta. Esparragos, lechuga, tomate, cebolla, pepino, pimiento, un poco de atún y una cucharadita pequeña de aceite de oliva están permitidos. Trozos de pollo, mayonesa, tacos de queso, macarrones etc. NO lo estan.

El simplemente comenzar con una ensalada cualquier comida hará que el estómago se sienta más lleno y el apetito se reduzca. En más de una ocasión incluso te sentirás con fuerzas para no tomar nada más. Pero aún incluso si lo haces, habrás tomado una buena cantidad de fibra que frenará en cierto modo la absorción de calorías.

Antes de cada comida una buena ensalada sin rechistar, sin excusas. No un poquito de ensalada, sino una buena ensalada (tomando como ejemplo las bolsas de ensalada del supermercado, al menos media bolsa. Si es una entera mejor). Y no comas otra cosa ni picotees hasta que te hayas comido toda la ensalada.

Mentalízate

Puedes pensar "vaya lata, una ensalada antes de cada comida". Bueno. Sólo utiliza este truco mental: piensa en que es una débil ensalada la que se interpone entre tú y la comida que realmente deseas. Piensa que después de la ensalada podrás comer todo lo que quieras. Y hazlo, come todo lo que quieras después. La probabilidad de que comas tanto después de haber llenado tu estómago es más reducida. Entrarán menos calorías en tu cuerpo, y se notará.

Artículo relacionado:  ¿Por qué como tanto? 5 razones

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares