martes, 21 de agosto de 2012

¿Moderarse o Abstenerse?

A menudo sabemos que tendremos más felicidad a largo plazo si dejamos de hacer algo que nos da unos momentos de satisfacción a corto plazo. Ese donut en la mañana, esa compra por impulso o el quedarse levantado demasiado tarde viendo la tele.

Un consejo que suele darse es "Se moderado. No te tomes un helado cada noche, pero si intentas no tomarlo nunca, caerás. Date el gusto ocasionalmente, te ayudará a mantenerte en el plan." He llegado a la creencia de que ese consejo es bueno solamente para algunas personas: los moderadores. Este tipo de persona funciona mejor cuando intentan realizar cambios moderados, cuando evitan los extremos absolutos. Durante mucho tiempo, intenté seguir esta estrategia de la moderación -y fallé. Entonces leí una frase de Samuel Johnson: "La abstinencia es fácil para mí pero la moderacíón sería difícil." Como el doctor Johnson, yo soy una "abstenedora". Encuentro mucho más fácil dejar algo del todo que ser moderada.

Cuando conseguí admitir que estaba comiendo demasiado de mis caprichos favoritos, los dejé del todo. Si intentaba ser moderada siempre me encontraba debatiendo conmigo misma ¿será que puedo tomarlos hoy? ¿este poquito que he tomado cuenta? etc. Si nunca lo hago requiere menos autocontrol; si lo hago a veces, requiere un enorme auto control. No hay una forma mejor que otra. Es simplemente saber qué estrategia funciona mejor para ti.

Si los moderados tratan de abstenerse, se sienten atrapados y se rebelan. Si los abstenedores intentan ser moderadores, se pasan un montón de tiempo justificando el por qué este es el momento de transigir. La gente suele juzgar mucho acerca de la estrategia que eliges. Cuando yo elijo abstenerme, a menudo me hacen comentarios desaprobando mi estrategia tales como "no es sano tomar un enfoque tan severo" o "sería mejor aprender a controlarte a ti misma" o "¿No te puedes divertir ni un poquito?" Por otro lado, suelo escuchar a compañeros abstenedores decir a los moderadores, "No puedes seguir picando y esperar hacer progresos" o "¿Por qué no simplemente lo evitas del todo?" Pero diferentes estrategias funcionan para gente diferente. (Excepción: con una verdadera adicción, como el alcohol o los cigarrillos, generalmente se acepta que la abstinencia es la única solución.)

Eres un moderador sí tú
-Encuentras que un poco de indulgencia ocasional eleva tu placer y fortalece tu propósito.
-Te da pánico el pensamiento de nunca más obtener o hacer algo.

 Eres un abstenedor si tú
-Tienes problemas para parar una vez que has empezado.
-No te tientan las cosas que has decidido que son prohibidas.

A veces, en lugar de intentar dejar de hacer algo, intentamos empujarnos a nosotros mismos a hacer algo. Como ir al gimnasio, comer vegetales o trabajar en un proyecto que nos desagrada. Quizás es la otra cara de ser abstenedora, pero me he dado cuenta de que si estoy intentando obligarme a hacer algo, es mejor si lo hago todos los días. Cuando la gente me pregunta cual es mi consejo a la hora de mantener un blog, una de mis recomendaciones es, "Escribe cada día o séis días a la semana." Extrañamente, es más fácil escribir un artículo cada día que escribir lo tres o cuatro veces a la semana. No se como lo harán los moderadores.

Traducido de un artículo por Gretchen Rubin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares