sábado, 13 de marzo de 2010

Consejos para estudiar mejor

A veces no basta con sentarse un montón de horas delante de un libro, sino que hay que aplicar algunas técnicas que puedan ayudarnos a retener lo aprendido. Estás son algunas que he aplicado a lo largo de los años y que espero os puedan ser de utilidad.

1. No te acuestes tarde


Puede que tengas 3 exámenes seguidos y no tengas tiempo. Puede que parezca que quedarse hasta las tantas de la madrugada estudiando es la única salida. Pero es mucho más productivo acostarte a una hora razonable y madrugar que trasnochar y al día siguiente no tener fuerzas ni para leer un párrafo.

Si estudias temprano es mucho más fácil retener lo aprendido, porque el cuerpo está fresco y descansado.

2. No te pases pasando a limpio


Es cierto que es muy difícil estudiar si tus apuntes son un caos, pero pasarse la vida pasando a limpio, reescribiendo los apuntes y realizando esquemas y resúmenes no es nada productivo. Sobre todo si al final no te da tiempo ni siquiera a leerlos.

Intenta tomar apuntes y organizarlos con la limpieza justa y piensa que en el tiempo que tardas en reescribir un tema de forma limpia da ocasión a leerlo unas 10 o 15 veces.

3. Elimina distracciones


No estudies en un sitio en que pueda haber distracciones. Mejor no escuches música y ni se te ocurra poner la televisión. Si otras personas en la casa hacen ruido, cierra la puerta. Si no hay más remedio busca un sitio más tranquilo, como una biblioteca.

4. Dale fuerte a lo que no te sabes


Si notas que el tema que estás estudiando lo puedes casi recitar al tiempo que lo lees, pasa a otro tema u otra materia que lleves más floja. Fortalece las debilidades.

5. No te interrumpas


No pares "un momentito" para leer el correo electrónico, o para picar algo, o para felicitar un amigo por su cumpleaños. Más bien establece tiempos programados (cada hora o cada dos horas de estudio) en los que hagas una pausa de 10 o 15 minutos para relajarte. Ten continuidad. Cunden más dos horas de estudio continuado que 6 o 7 llenas de interrupciones.

6. Si no sabes por donde vas a empezar, simplemente lee


A veces la pereza es enorme. A veces la materia es tan extensa que no sabes por donde agarrarla. A veces parece que no retienes nada. En esos momentos, céntrate en al menos leer los apuntes, eso te ayudará a entrar en calor o te desestresará si crees que no entiendes nada. No te preocupes por no retener, no te preocupes por si tienes todo desorganizado tu material, simplemente lee y lo demás irá surgiendo.

7. Utiliza un atril


Si sabes que la sesión de estudio va a ser larga, evitarás mucho agotamiento utilizando un atril para leer de frente tus libros o apuntes. Es mucho mejor que tener la espalda encorvada sobre el libro.

8. Si divagas, relee


En más de una ocasión podemos darnos cuenta que no estamos concentrados. Estamos leyendo sobre la biología celular pero nuestra mente está pensando en un partido de fútbol o en que tenemos que ir a comprar el pan. Tan pronto como te des cuenta que tu mente no está en el tema que estás estudiando, regresa al principio del párrafo o del punto y comienza de nuevo desde ahí. No trates de seguir hacia adelante si ni siquiera estás pensando en lo que lees.

9. Intenta resolver antes de mirar


En materias numéricas (física, matemáticas, química), trata de resolver los problemas utilizando las fórmulas pero sin mirar su solución. Aunque no tengas ni idea, haz un intento de resolverlo sin mirar antes. Cuando termines o veas que estás atascado, mira la solución al problema y compárala con lo que has hecho. Aprenderás más rápido y lo comprenderás mejor que si simplemente miras como está hecho desde un principio.

10. Todas las fórmulas en una hoja


Cuando estudias materias técnicas, es una muy buena idea tener una hoja separada en la que recojas todas las fórmulas que puedan hacerte falta. Ahorrarás una gran cantidad de tiempo con respecto a tener que recorrer los apuntes adelante y atrás para ver la fórmula que te hace falta.

11. Busca tu propio estilo


Finalmente, mira que es lo que mejor te funciona. Puede que a pesar de lo dicho te concentres mejor estudiando de noche. O puede que no seas capaz de enterarte de nada si no tienes los apuntes a doble espacio y subrayados con 3 colores. Es posible que te hayas dado cuenta de que retienes mucho mejor si te pones música clásica. Estate atento a tu rendimiento y toma aquello que te vaya mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares