martes, 21 de septiembre de 2010

Cómo hacer más divertida una presentación

Hay personas que sin necesidad de contar chistes o hacerse mucho los graciosos son verdaderamente divertidas. La gente tiende a acercarse a ellas porque sabe que pasará un buen rato si lo hace.

Ahí van unos cuantos consejos, aplicables sobre todo a una presentación, que pueden hacerte sonar algo más divertido.

Pasos



  1. 1
    Prepara la escena para la risa:  Añade algo de humor a tu presentación o al título de tu discurso. Por ejemplo "Soy Juanito Pérez y soy ingeniero de sistemas. Mi madre está muy orgullosa de ello".  O "Mi discurso de hoy se titula ' Las 3 formas y media de financiarse. Tengo esa costumbre a veces: dejar las cosas a medias " 2



  2. 2
    La expresión facial juega un papel importante. En una situación divertida donde todos se están riendo, intenta mirar como si no entendieses que pasa. Eso produce risas y con frecuencia hace que todos te miren.



  3. 3
    Rieté de tí mismo. Antes de entrar en escena puedes hacer ver a la gente que no te tomas a tí mismo demasiado en serio añadiendo algo divertido a la introducción. Por ejemplo haz que el que te va a presentar diga que eres autor de 3 libros y 24 sinfonías, y luego diga "perdonen, me equivoqué y cogí el trabajo sobre Mozart de mi hijita" o algo por el estilo.



  4. 4
    Hazlo más divertido con ejemplos visuales. Se dice que el aprendizaje mejora cuando se utiliza alguna ilustración visual. Una forma de hacer esto es utilizando un objeto, como un globo hinchado que se deshincha para demostrar como se puede liberar el estrés, o utilizando a una o dos personas del público para hacer un miniteatro o ilustración. Eso hará que la gente sonría y recuerde.



  5. 5
    Cuenta tus anécdotas divertidas. Abre tus ojos y oídos humorísticos para captar las cosas divertidas que pasan alrededor tuyo. Las familias son una buena fuente para encontrar historias humorísticas. Aquel día en que te caiste y cuando le pediste ayuda a tu hijo dijo "mamá me ha dicho que las cosas que están tiradas en el suelo no se tocan", o aquel día que un amigo se ofreció a ayudarte con un problema de goteo y acabó destrozando la cocina harán reir.



  6. 6
    Coge prestadas buenas frases de otros. Existen montones de citas de autores divertidas que puedes encontrar en internet o en libros sobre citas, la televisión o las revistas. Por ejemplo la cita de Woody Allen "Hay cosas peores que la muerte. ¿Alguna vez has pasado la tarde con un vendedor de seguros?".



  7. 7
    Apunta las anécdotas del público. A veces alguien del público dice algo muy divertido. Apunta o recuérdalo, lo podrás usar en tu siguiente presentación diciendo "El otro día estaba también hablando en tal sitio y alguien del público dijo....."



  8. 8
    Recuerda el fondo del discurso. Para los que no son humoristas, las ideas presentadas aquí pueden parecer frívolas, sobre todo cuando se traten según que temas. Sin embargo, aún es aconsejable subir un poco el nivel de entrenimiento de la charla, ya que de esa forma el mensaje va a llegar a más personas. Como dijo Steve Allen "La gente pagará más para ser entretenida que para ser educada".



  9. 9
    Historias inventadas. A veces se pueden usar historias hipotéticas inventadas para hacer reir o hacer más divertida la presentación.



  10. 10
    Que sea relevante. Cuando uses humor en tus presentaciones, asegúrate de que es relevante. Utilizarlo por el puro propósito de hacer reir puede hacer que parezcas tan sólo un comediante. Recuerda el punto 8.



  11. 11
    No te rías de tus propias ocurrenciasSi lo haces puede que tu audiencia se aburra.

Artículo relacionado: Hablar en público sin parecer nervioso

Traducido y parcialmente modificado de: wikihow.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares